VamosUna escuela francesa busca generar diversidad en la música clásica - Vamos
Colaboradores

Una escuela francesa busca generar diversidad en la música clásica

Martes, febrero 6, 2018
Vamos Al Día |Por: Agencias
0

En un pueblo pequeño de Francia, existe una academia en donde los niños aprenden únicamente música clásica. El contratenor francés Philippe Jaroussky, es quien dirige esta academia que lo que busca es generar diversidad.

La nueva academia está arraigada en la necesidad de mayor diversidad en la música clásica, afirmó. Mientras el público de la música clásica envejece y menos jóvenes la acogen en Europa y Estados Unidos, el género enfrenta un reto serio para renovar sus fans, ni hablar de llenar salas.

Jaroussky espera cambiar eso. Su nuevo instituto, la Académie Musicale Philippe Jaroussky, ofrece clases de música gratuitas a 23 niños de familias inmigrantes o de clase trabajadora. La mitad de los que asisten a conciertos de música clásica en Francia está compuesta de ejecutivos o directivos, y su edad promedio es de 54 años, de acuerdo con un estudio de 2015.

A los niños de la academia, de 7 a 12 años, se le da la opción de aprender piano, violín o chelo, y reciben instrumentos que pueden quedarse durante el programa de tres años. Hay niños de 7 años que, si bien les gusta los artistas actuales, se sienten atraídos por la música clásica y les gusta saber  nuevos instrumentos.

Jaroussky señaló que su academia fue inspirada por el proyecto Demos. Iniciado en 2010 y coordinado por la Filarmónica de París, Demos ahora tiene 30 orquestas en Francia, cada una con más de 100 niños de familias de clase obrera. Unos 4500 niños se han beneficiado del programa gratuito de tres años de Demos.

Los detractores argumentan que aunque las iniciativas que llegan a algunos miles de personas rinden resultados positivos, se debería invertir más en la educación musical en las escuelas o academias de música públicas.

Stéphane Dorin, profesor de sociología de la Universidad de Limoges, en Francia, dijo que los proyectos como la academia de Jaroussky son muy costosos como para lanzarlos más ampliamente. Tres cuartos del presupuesto  de la academia provienen de instituciones y donaciones privadas.

Sobre el autor

GABRIELA BARREIROVer todas las entradas de GABRIELA BARREIRO
Desarrollado por PCN Agencia Digital