VamosSexualidad en la enfermedad - Vamos

Sexualidad en la enfermedad


Newsletter, Sexualidad, Parejas y Amor |Por: Dra. Alicia Garzón
0

¿Alguien puede pensar en tener relaciones sexuales cuando está enfermo? Claro que sí. El ser humano es un ser sexual, desde que nace hasta que muere, incluso durante la enfermedad. Si bien la enfermedad limita la sexualidad de una persona – y hasta de su pareja – no la anula por completo. Las patologías influyen de diferentes formas y alteran distintas fases de la respuesta sexual, ya que la sexualidad incluye varios elementos y no solamente los genitales. Entonces, se puede mantener el ejercicio de la sexualidad, en solitario y en pareja, incluso durante la enfermedad y la recuperación.

Al rehabilitar la función sexual es preciso considerar cómo estaba la salud sexual antes de la enfermedad. Probablemente la enfermedad nueva solamente sea un detonante para que la disfunción sexual se haga evidente. En este caso, lo ideal hubiera sido atender la disfunción sexual desde que la persona presentó síntomas sexuales, como disminución o pérdida del deseo sexual, falta de orgasmos, dolor durante la relación sexual, eyaculación rápida, disfunción eréctil, entre otras. El cuidado previo de la sexualidad facilitará el paso a través de una enfermedad y la rehabilitación sexual posterior a ella.

Existen enfermedades que son agudas, que se instalan súbita y rápidamente y que presentan síntomas claros. Algunos ejemplos son gripe, proceso intestinal infeccioso, cólico por un cálculo renal, infarto al corazón, apendicitis, ansiedad, fracturas, entre otras. También existen las enfermedades crónicas, que se instalan lenta y progresivamente, dañando los tejidos y sus funciones silenciosamente, afectando también la función sexual. La hipertensión arterial, diabetes mellitus, artritis, artrosis, hipotiroidismo, cáncer, miomas uterinos, anemia, depresión, entre muchas otras, son ejemplos de enfermedades crónicas. Las enfermedades agudas y crónicas requieren atención médica y medicamentos y, con frecuencia, modifican el estilo de vida del paciente. El médico debe escoger el medicamento que cause menos daño sobre la función sexual. La solución no es suspender el medicamento, sino buscar el mayor beneficio y minimizar el efecto indeseable sobre la función sexual.

Durante la enfermedad, el paciente se siente mal por los síntomas y coloca a la sexualidad en segundo plano. Esto es lógico y necesario, ya que el cuerpo busca vivir y superar este evento y para eso destina su potencial para curar lesiones y luego recuperar poco a poco todas sus funciones, entre ellas, la función sexual. Cada persona puede decidir el momento para rehabilitar su sexualidad y debe hacerlo progresivamente. Durante el reposo y la hospitalización, el ser humano requiere afecto y placer. La expresión del afecto a través de palabras, gestos y elogios debe mantenerse. Es saludable expresar el deseo sexual, si está presente, aunque no se complete todas las fases de la respuesta sexual, hasta orgasmo y eyaculación. El erotismo también puede estar activo, estimulando los órganos de los sentidos y experimentando el placer. Cada persona conocerá hasta dónde puede avanzar, si consulta con un profesional en Sexología Médica, quien le indicará los pasos que debe seguir para rehabilitar la función sexual, después de un tiempo de haberla detenido, por alguna enfermedad.

Con frecuencia, el paciente y su pareja tienen miedo de retomar la sexualidad, porque temen causar daño a su compañero, entorpecer la recuperación o empeorar la enfermedad. Los dos incluso se sienten culpables de sentir deseo, expresarlo a su pareja o ‘provocarlo’. El médico sexólogo y los especialistas médicos que manejan el caso clínico pueden indicar el riesgo real de causar daño, lo que sí está permitido y el momento apropiado para reiniciar la vida sexual en pareja. Lo más saludable es hacerlo bajo la dirección de un profesional médico sexológico.

Dra. Alicia Garzón, M.Sc.

SEXOLOGÍA MÉDICA.

Celular: 099-290-0037.

www.aliciagarzon.com

Sobre el autor

Valeria AlarcónVer todas las entradas de Valeria Alarcón
Desarrollado por 2SIS Medios Digitales