VamosMarcel Marceau, su pantomima no ha tenido par - Vamos

Marcel Marceau, su pantomima no ha tenido par

Miércoles, marzo 23, 2016
Personaje del día |Por:
0

Marcel Marceau comenzó su carrera como mimo en Alemania, actuando para las tropas francesas de ocupación, después de la segunda guerra mundial. Tras esa incursión en el arte dramático decidió estudiar esta disciplina en el teatro SARAH BERNHARDT DE PARÍS.

Cuando tenía cuatro años, él y su familia, pertenecientes a la religión judía, se mudaron a Lille, aunque volvieron a Estrasburgo en los primeros años de su adolescencia. A los 16 años de edad, Marcel y su familia se vieron obligados a dejar su hogar cuando las tropas alemanas invadieron Francia durante la segunda guerra mundial, teniendo que huir a Limoges.

Su padre, un carnicero judío, fue arrestado por la Gestapo y fue deportado al campo de concentración de Auschwitz, donde murió en 1944. Marcel y su hermano, Alain, decidieron adoptar el apellido Marceau con el fin de ocultar sus orígenes judíos. Ambos se alistaron a la resistencia francesa, donde salvaron a numerosos niños judíos de los campos de concentración.

Marceau se interesó en la actuación tras haber visto a Charles Chaplin. Al término de la guerra se matriculó como estudiante en la ACADEMIA DE ARTE DRAMÁTICO CHARLES DULLIN en el teatro de Sarah Bernhardt de París. Marceau ganó fama cuando hizo el rol del arlequín en la pantomima titulada BAPTISTE, donde Barrault se interpretaba a sí mismo en la película mundialmente famosa LES ENFANTS DU PARADIS.

La actuación de Marceau le ganó una fuerte aclamación que lo incentivó a presentar ese mismo año su primer mimodrama llamado PRAXITELE AND THE GOLDEN FISH, en el teatro Bernhardt. Marceau creó en 1947 a bip, el payaso con un suéter a rayas y con un maltratado sombrero de copa decorado con una flor (que representaba la fragilidad de la vida) y que se convirtió en su alter ego, similar al vagabundo de Chaplin.

Las desventuras de bip con todo lo que le rodeaba, desde mariposas hasta leones, barcos y trenes, en pistas de bailes de restaurantes, no tenían límites. El estilo de la pantomima de Marceau no ha tenido par, sus ejercicios silenciosos que incluyen las clásicas representaciones de la caja, caminando en contra del viento, el hacedor de máscaras, en el parque y sátiras de todo tipo, desde escultores a matadores, han sido descritas como geniales. Respecto al avance de la edad su pieza joven, maduro, anciano y muerte, un crítico ha dicho que «logra en menos de dos minutos lo que la mayoría de los novelistas no logran en volúmenes». Marcel Marceau falleció el 22 de septiembre de 2007 por una fuerte enfermedad y fue enterrado en el cementerio parisino de PÈRE LACHAISE.

Sobre el autor

Valeria AlarcónVer todas las entradas de Valeria Alarcón
Desarrollado por 2SIS Medios Digitales