VamosLos Globo de Oro: las mujeres fueron el foco de una poderosa ceremonia - Vamos
Colaboradores

Los Globo de Oro: las mujeres fueron el foco de una poderosa ceremonia

Lunes, enero 8, 2018
Vamos Al Día |Por: CNN en Español
0

Los Globo de Oro emitieron un mensaje poderoso y concertado sobre y de las mujeres, abordando el acoso sexual y la inequidad de género. Sin embargo, también destacaron el a veces incómodo desafío de abordar temas tan sombrios dentro de un formato de premiación.

Los anfitriones de la alfombra roja de la NBC insistieron incluso antes de que comenzara el espectáculo que los premios todavía poseían una sensación festiva, a pesar de la sombra de hostigamiento sexual que se cierne sobre un evento donde el depredador acusado Harvey Weinstein una vez tuvo influencia. Sin embargo, estrictamente como un programa de televisión, la transmisión tuvo dificultades para encontrar el equilibrio adecuado, emitiendo una declaración similar a un himno de sus ganadoras mientras experimentaba fallas en el ritmo, el entretenimiento y los momentos más livianos que tienden a acentuar tales asuntos.

Seth Meyers, quien fue el anfitrión de la ceremonia, ciertamente estableció el tono correcto en su monólogo de apertura, uno que pasó mucho más tiempo en el asunto del acoso que en la política nacional, aunque el presidente Trump, naturalmente, no salió ileso.

Aún así, el anfitrión ocupó un papel mínimo a partir después de eso, mientras que los muchos discursos apasionados – resaltados por el emocionante momento de Oprah Winfrey – realmente interrumpieron el flujo logístico del programa. Esto se debe a que a los ganadores se les permitió ir más allá de los tiempos establecidos desde el principio, lo que estaría bien si los productores no se hubiera pasado el resto de la noche acelerando todo lo demás para evitar superar el tiempo asignado.

Los Globo tienen la reputación de ser una gala relajada e impredecible, pero los ganadores y los discursos encajaron tan bien con el tema no oficial de la velada que se sintió que había un guión.

Winfrey le dio a la noche su anclaje emocional, y aceptó el premio por su carrera con un discurso que entrelazó el poder de Hollywood como narrador y símbolo con la necesidad de abordar el momento político y social actual. Aunque nunca dijo “Trump”, no había dudas de a quién hacía referencia cuando dijo: “Todos sabemos que la prensa está sitiada estos días”.

Winfrey, la primera mujer negra en recibir el Premio Cecil B. DeMille, cristalizó y articuló un hilo sobre el empoderamiento femenino que se extendió durante toda la noche.

Eso incluyó un par de triunfos para “The Handmaid’s Tale” de Hulu, sobre una realidad distópica donde las mujeres se convierten en sustitutos involuntarios; Nicole Kidman como esposa maltratada en “Big Little Lies”; y Rachel Brosnahan en la nueva serie de Amazon “The Marvelous Mrs. Maisel”, sobre una ama de casa de los años 50 desafiando el mundo dominado por los hombres de la comedia stand up.

Los discursos de las mujeres fueron las estrellas del espectáculo, definidas por su claridad al presionar por un cambio tangible, no solo en Hollywood, sino en toda la sociedad.

Meyers hábilmente enhebró una aguja similar con sus comentarios de apertura, una presentación que captó la gravedad del momento mientras seguía sacando risas de ella, una hazaña, como quedó claro el resto de la noche.

Cabe destacar que la estrella de la noche de NBC pesó sobre el acoso sexual y la política, y quizás su línea más memorable sobre el presidente Trump fue que la “Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood” es una serie de palabras diseñadas exclusivamente para elevar la ira del mandatario.

“Buenas noches, señoras y caballeros restantes”, comenzó Meyers, y agregó que en 2018, “finalmente se permite la marihuana y el acoso sexual, finalmente, no”.

Meyers también hizo un punto importante, en lo que parecía ser un lado más serio, abordando directamente la acusación frecuente del elitismo de Hollywood, señalando que la gran mayoría de las personas que trabajan en películas y televisores no son las estrellas mejor pagadas y productores.

Entretanto, los pocos momentos genuinos de una naturaleza más convencional de premiación implicaron traer venerables leyendas al escenario, con ovaciones de pie para los presentadores Carol Burnett y Kirk Douglas.

Meyers hizo un trabajo mucho mejor al hacer malabarismos con el retroceso de Hollywood y las cuestiones de justicia social que sus colegas de la NBC presentando el pre-show, que parecía decidido a mantener las bromas tan espumosas como fuera posible mientras reconocía al elefante en el alfombra roja.

“Mucho amor en la alfombra roja”, dijo Carson Daly, quien asumió un papel más prominente durante esas entrevistas, en parte porque Matt Lauer ya no está, otra víctima de la ola “Yo también”.

Si bien hubo los discursos de aceptación le profundidad y significado a esta premiación como un evento cultural, esa parte del espectáculo existió incómodamente con los “gracias” a los agentes y gerentes. El resultado fue una transmisión televisiva con muchas cosas para agradar pero que, en definitiva, fue difícil de amar.

Sobre el autor

GABRIELA BARREIROVer todas las entradas de GABRIELA BARREIRO
Desarrollado por PCN Agencia Digital