VamosLos comerciales del Super Bowl: ¿cuáles fueron los mejores y peores? - Vamos
Colaboradores

Los comerciales del Super Bowl: ¿cuáles fueron los mejores y peores?

Martes, febrero 6, 2018
Vamos Al Día |Por: CNN en Español
0

Aunque las personas de todo el mundo disfrutaron el Super Bowl LII, los comerciales también debieron mantener su parte del trato.

Las empresas siempre ponen un gran esfuerzo durante el gran juego, algo que resulta apropiado considerando que un espacio de 30 segundos cuesta más de 5 millones de dólares, según Richard Deitsch de la revista Sports Illustrated. Algunas marcas lograron que esa inversión valiera la pena con anuncios divertidos, aunque a otros les habría ido mejor gastándolo en otro lugar.

Calificación: A+

Doritos suele tener siempre uno de los mejores anuncios del Super Bowl, pero al unirse con Mountain Dew creó probablemente el mejor de la noche.

Peter Dinklage canalizó su Busta Rhymes interno, mientras que Morgan Freeman se la jugó de lleno con Missy Elliott. Sorprendentemente, ambos lo lograron.

A pesar de que el teaser para este comercial era lo suficientemente entretenido en sí mismo, el anuncio como tal fue mucho mejor. Incluso, así fuera solo un poco más que una batalla de sincronización de labios, igual estaba presentando a dos de los mejores actores del mundo que, con mucha gracia, exhibieron sus habilidades para el rap.

Hay muchas apariciones breves de celebridades durante los comerciales del Super Bowl, pero estos dos resultaron perfectos.

David Harbour nos engañó a todos

Calificación: A+

Uno de los juegos divertidos durante el Super Bowl es adivinar de qué se trata el comercial antes de que el producto sea anunciado. Eso fue caso imposible durante la publicidad más reciente de Tide.

La fama de David Harbour por Stranger Things saltó a través de diferentes escenarios, engañando a los espectadores acerca de lo que se trataba el comercial. Pasó de un anuncio de autos, a uno de cerveza, a otro de cuchillas para afeitar, pero terminó siendo de Tide.

La compañía después siguió con el chiste incluyendo al hombre de Old Spice en otra publicidad falsa que terminó siendo para Tide. Esto continuó a durante todo el juego.

Burlarse de los clichés publicitarios, con el humor mordaz de Harbour, fue suficiente para provocar muchas risas.

Mi caca no apesta

Calificación: A

Puede que conozcas a algunos que caminan como si su caca no apestara, pero al parecer Dave sabe exactamente cómo se siente.

Febreze dio en el clavo con este comercial, creando a una persona que ni siquiera necesita su producto.

Incluso con menciones muy limitadas sobre la marca, es fácil saber lo que están intentando venderte.

Este es uno de los comerciales que dará de qué hablar y que será uno de los más memorables.

Pepsi para todas las generaciones

Calificación: A

Es muy difícil complacer a todo el mundo con un comercial en el Super Bowl, pero Pepsi hizo todo lo posible para lograr esta hazaña.

Con un homenaje al comercial original de Cindy Crawford de 1992; videos de estrellas de la música que van desde Ray Charles, pasan por Michael Jackson hasta Britney Spears; referencias a Back to the Future y el autocine, más dos apariciones breves de Jeff Gordon y Uncle Drew (Kyrie Irving), este anuncio incluyó algo que casi todos los mayores de 20 años pueden disfrutar.

Con tantos pidiendo nostalgia en este punto, Pepsi cumplió.

El M&M rojo se convierte en Danny DeVito

Calificación: A-

Tienes que darle crédito al elenco escogido para este comercial porque no existen mejores opciones para interpretar al M&M rojo que… digamos por estatura… Danny DeVito.

DeVito también es un gran chico al dejarse llamar a sí mismo “bajo y calvo” al final del comercial.

El actor de 73 años es uno de los mejores en el negocio de la comedia y dio en el punto con este anuncio. Si bien fue un concepto relativamente simple, M&M pudo lograr el chiste bastante bien.

Ancianos que aún trabajan para E-Trade

Calificación: A-

E-Trade encontró una manera de incluir a los ancianos como parte del chiste, sin ser crueles.

El comercial mostró a múltiples personas de la tercera edad que todavía trabajan porque no tienen dinero en sus cuentas de jubilación. Aunque los chistes resultaron imprecisos (no es poco realista ver a un árbitro anciano de baloncesto en la cancha), el salvavidas y el DJ fueron bastante entretenidos de observar.

Evelyn presenta Sprint

Calificación: B+

El crédito de Sprint aquí es por su concepto único.

Claro, muchas películas y programas de televisión han retratado el tema de los robots y otras maneras de inteligencia artificial, pero rara vez los utilizan para simplemente burlarse de las personas. La frase “¡Tienes un aspecto tonto!” fue suficiente para que las personas se rieran por sí solas.

Aunque esto podría no lograr que la gente cambie su línea de teléfono, sí fue una idea inteligente que Sprint ejecutó bien.

Steven Tyler vuelve a sentir algo

Calificación: B

Por segunda vez en tres años, Steven Tyler aparece en un comercial del Super Bowl mientras suena la canción “Dream On”. Hace dos años fue para Skittles, este año es para Kia.

El comercial presenta al cantante de Aerosmith conduciendo en reversa y retrocediendo en el tiempo a una versión suya más joven.

Kia también lanzó una versión inversa del comercial, con un mensaje secreto en la marca de 53 segundos celebrando el auto Stinger.

Si bien no tiene las bromas de algunos otros anuncios, es una publicidad conmovedora que llamó nuestra atención.

Los sabores de Pringles

Calificación: C+

Este fue una verdadera oportunidad perdida de usar a Owen Wilson en el comercial, por las excesivas exclamaciones de “wow”.

Bill Harder tiene sus momentos, pero no hay mucho en este anuncio que ayude con la idea de que combinar dos sabores de las papas es una un punto de inflexión.

Los Kevins del mundo podrían sufrir los repetidos gritos de “nadie te preguntó, Kevin”, pero de resto este comercial deja mucho que desear.

Bailando con una coca cola dietética de mango

Calificación: C-

No estamos seguros de cuántas personas están pidiendo una coca cola dietética con sabor, especialmente si se trata de uno tan fuerte como el mango, pero el comercial por sí mismo no hace un gran trabajo a la hora de vender el producto.

Una mujer toma un sorbo de la gaseosa y empieza a bailar. Eso es todo. Tampoco es un baile particularmente emocionante, es eso: un simple baile.

Durante una noche de anuncios dignos de atención, este a duras penas pasa la prueba.

Sobre el autor

GABRIELA BARREIROVer todas las entradas de GABRIELA BARREIRO
Desarrollado por PCN Agencia Digital