Vamos¿Qué es la Rinitis Alérgica Estacional? - Vamos

¿Qué es la Rinitis Alérgica Estacional?


Salud |Por: Dr. Ramiro Yépez Reinhart
0

La rinitis alérgica es una hipersensibilidad de la mucosa nasal a ciertas substancias extrañas que genera una respuesta del organismo. La prevalencia de rinitis alérgica estacional afecta más a niños y jóvenes. Debido a que un individuo requiere de una dosis baja de exposición a un alergeno a lo largo de varios años antes de la aparición de la sintomatología, la rinitis alérgica estacional raramente se presenta antes de los 2 años de edad. La mayor parte de pacientes con rinitis alérgica presenta síntomas antes de los 20 años de edad.

Es importante el control de la rinitis alérgica debido a la alteración en la calidad de vida que produce esta patología. Un mal control de la rinitis alérgica conlleva a una alteración en el sueño y alteración en el aprendizaje.

Los síntomas clásicos de la rinitis alérgica estacional son episodios recurrentes de estornudos, comezón de la nariz que es el síntoma más sugestivo de un proceso alérgico y que incluye también comezón  del paladar, garganta, ojos y oídos; flujo nasal que generalmente es cristalino, la congestión nasal usualmente es bilateral y alternante entre las 2 fosas nasales. Los síntomas oculares incluyen comezón, lagrimeo y enrojecimiento de los ojos.  Síntomas generalizados pueden incluir malestar general, fatiga, irritabilidad, ronquido y alteración del sueño.

El verano en nuestra ciudad favorece el incremento de los casos de alergia, debido a la sequedad ambiental. La nariz para cumplir con una función normal, requiere de aproximadamente un 80% de humedad ambiental, es por este factor, que en el verano existe un aumento de los casos de alergia, debido a que la humedad ambiental se mantiene por debajo del 50%, lo que produce un estímulo a la vía respiratoria superior, desencadenando los síntomas de alergia. Factores adicionales como polución, presencia de pólen, olores intensos como perfumes, humo de cigarrillo pueden exacerbar los síntomas de alergia.

El tratamiento de la rinitis alérgica se basa en tres puntos fundamentales. El primero es orientar a los enfermos a realizar una buena higiene ambiental. Cuando estos cuidados no son capaces de controlar adecuadamente los síntomas nasales, se asocian medicamentos como antialérgicos o descongestionantes o puede iniciarse tratamiento con inmunoterapia. La prevención es el  primer paso en el tratamiento de la rinitis. Al no haber contacto entre el alergeno y el paciente alérgico los síntomas disminuyen drásticamente en la mayoría de veces, haciendo que el paciente cese en el uso de medicación. El tratamiento no medicamentoso, además de la prevención, incluye lavados nasales. Se sabe que los síntomas alérgicos se inician luego del contacto de la nariz con el alergeno. Se ese contacto fuera breve, se estarán minimizando los síntomas. Otro aspecto importante es retirar los agentes irritantes, principalmente el humo y los agentes poluentes de nuestro medio ambiente. De los alergenos internos se deven eliminar los ácaros, hongos, cucarachas y animales domésticos. En cuanto a los agentes externos, como el polen, los cuidados deben ser mayores; cambios en los hábitos al salir de casa son necesarios. En casa se debe retirar todo lo que acumule polvo y ácaros, como alfombras, y cortinas de tejido grueso. También es necesario evitar la presencia de pelos de animales, hongos y humedad. El uso de productos de limpieza debe ser limitado, ya que los aromas de esos productos causan irritación, así como los perfumes y odorizadores. Se debe limpiar con paños húmedos el piso y los muebles. Los animales domésticos deben permanecer fuera de casa o de los cuartos de los pacientes y ser bañados frecuentemente.

Dependiendo del lugar de trabajo, las medidas de prevención cambian. En los ambientes cerrados, con aire acondicionado, el aire es muy seco, debe ser humidificado con objetos de decoración que tengan agua, como vasos o acuarios. En ambientes con polvo, humo y hongos, se recomienda el uso de máscaras protectoras y disminuir el tiempo de permanencia.

El deporte, en general, mejora los síntomas de la rinitis alérgica. Hay un grupo de personas que empeoran su sintomatología con la práctica de deportes. La natación no se debe contraindicar a menos que el cloro produzca irritación. No deben practicar deportes en presencia de humo o en ambientes cerrados, húmedos o con hongos. Donde exista aire acondicionado, la humidificación es escencial.

En caso de que el cuidado ambiental no sea suficiente para el control de los síntomas, se iniciará tratamiento con medicamentos, los cuáles serán prescritos por el médico de acuerdo a la severidad de los síntomas.

En conclusión la rinitis alérgica es una patología común que puede llegar a repercutir en la calidad de vida de quien la padece, pero a la vez con un adecuado control ambiental y con apoyo terapeútico eficaz la remisión de los síntomas en la mayoría de pacientes se alcanza en poco tiempo.

Sobre el autor

GABRIELA BARREIROVer todas las entradas de GABRIELA BARREIRO
Desarrollado por 2SIS Medios Digitales