VamosLa conducta de los padres se refleja en los niños - Vamos
Colaboradores

La conducta de los padres se refleja en los niños


Familia |Por: Alegría Crespo
0

Muchas veces nos cuestionamos: “¿Qué le pasa a mi hijo?”, al ver una conducta inesperada, un emperro, alguna manifestación de agresividad. Si vemos al niño comiendo mucho o muy poco, si vemos que está decaído, si vemos que se aísla, nos preguntamos qué le está pasando.

Pues bien, es momento de hacer un análisis más profundo y preguntarnos qué nos está pasando a nosotros como individuos. En mucha ocasiones, se me acercan padres o madres de familia a hacerme consultas sobre ciertos comportamientos de sus hijos y comienzo por preguntarles: “¿Cómo estás tú?”. Les invito a ustedes, estimados lectores, a preguntarse cómo se sienten con su vida:

·         ¿Dedican suficiente tiempo a ustedes mismos?

·         ¿Dedican suficiente tiempo a la familia?

·         ¿Cómo está la relación de pareja?

·         ¿Cómo se sienten en su trabajo?

·         ¿Están pasando por alguna crisis?

·         ¿Se sienten solos o insatisfechos?

En fin, las preguntas son innumerables y no existen respuestas para todas. Lo importante es hacer un auto análisis para darnos cuenta que probablemente ciertas actitudes o comportamientos de nuestros hijos, devienen de nosotros mismos. Ser adulto no es sencillo, hay muchas exigencias y responsabilidades bajo nuestro cargo y hay ocasiones en las cuales nos sentimos abrumados, cansados y quisiéramos botar la toalla. Pues bien, al ser padres, estas actitudes se reflejan inmediatamente en el comportamiento de nuestros hijos, pues ellos perciben nuestro estado de ánimo, incluso la carga energética del hogar se siente más pesada o turbia, no hace falta que nos pregunten si nos está pasando algo para que se den cuenta que hay problemas.

Entonces, aprovechando que comenzamos un nuevo año, les invito a hacer una autorreflexión, si es por escrito, aún mejor. Un análisis que nos ayude a darnos cuenta de cómo estamos nosotros y a tomar conciencia real si podemos estar mejor. A establecer prioridades y darnos cuenta que de nosotros depende, en gran parte,  el bienestar y la plenitud de nuestros hijos.

Sobre el autor

GABRIELA BARREIROVer todas las entradas de GABRIELA BARREIRO
Desarrollado por PCN Agencia Digital