VamosKabbalah para mujeres: el rol del alma femenina - Vamos
Colaboradores

Kabbalah para mujeres: el rol del alma femenina


Inteligencia Emocional, Newsletter |Por: Patricia Jurado
0

La kabbalah nos enseña que estamos destinados a ser felices, que todo lo que experimentamos incluso los momentos dolorosos son parte de un gran plan en el cual todos podremos alcanzar un nivel de plenitud y felicidad constante.

Suena utópico si vemos las condiciones en las que el mundo está sumergido, pero la kabbalah va más allá de la visión limitada que nos ofrecen nuestro cinco sentidos y nos recuerda que los seres humanos, el alma humana es poderosa y tiene la capacidad de transformar el caos, dolor y sufrimiento en bienestar general a través de recordar cual es el propósito por el cual estamos en una experiencia humana.

Dicho esto ¿cuál es el papel de la mujer o de la energía femenina en el mundo?

Sabemos en kabbalah que la esencia de la energía femenina es la de recibir para manifestar, expresado en palabras simples es la de dar a luz pero no sólo hijos, también ideas, proyectos, negocios, sensaciones, emociones, etc.

Enfoquémonos en la pareja, por ejemplo: Los hombres o la energía del alma masculina tiene la característica esencial de dar, de planificar, idear , pensar, pero quienes recibimos esas ideas y las manifestamos en el mundo físico somos las mujeres, sin el ánimo de que suene feminista, porque la kabbalah no es ni machista ni feminista es de toda la humanidad, es simplemente un tema de sinergia de fuerzas , yin y yang, un polo positivo cuya energía es dar alma masculina: proveer; y un polo negativo, alma femenina cuya esencia es recibir.

Ahora bien, ¿cómo pasamos las mujeres de ser una energía receptora a ser una energía de manifestación en el mundo?

Existen varias ‘herramientas’, quizás la más buscada por todos es las que tienen que ver con las relaciones de pareja, a través de las cuales encontramos el escenario perfecto para dar a Luz hijos, proyectos, lazos de amor, grupos, alegría, paz, conexión, vínculos, expansión; pero, sin duda, solo podemos dar a luz todo eso cuando estamos conscientes de que internamente tenemos también una conciencia negativa ¿Cual es? Mi deseo de recibir solo para mí misma o expresado en una sola palabra: ego

Dedicar mucho tiempo a concentrarnos en nosotras mismas exclusivamente a darle energía a esta atracción gravitacional del yo, yo y yo, es la semilla de todos los problemas, si nos enfocamos solamente en nuestras necesidades o en todo aquello que podemos tomar de una relación entonces estamos operando desde la perspectiva del vacío, del ‘me falta’, y está claro que desde este lugar no podrás inspirar ni a ti ni a nadie, ni darte nada, ni construir nada contigo.

Una relación que me permita recibir la energía de mi pareja para manifestarla en el mundo requiere de dos personas que sean suficientemente maduras mentalmente y espiritualmente para mantenerse independientemente cada uno por sus propios pies.

La primera pregunta que debes hacerte es ¿tengo ese nivel de madurez? Si nuestras relaciones cumplen el propósito de que tanto el hombre como la mujer transformen sus deseos básicos, egoístas en oportunidades de compartir podrán sumar sus energías, complementándose de manera armoniosa lo cual también contribuye a manifestar en el mundo hogares y familias amorosas con hijos llenos de amor, de paz y, sobre todo, dispuestos a compartir esto con el mundo, es decir, ¡se vuelve una cadena de sucesos de amor! Y tú, ¿qué estás manifestando hoy?

Sobre el autor

NICOLE MONCAYOVer todas las entradas de NICOLE MONCAYO
Desarrollado por PCN Agencia Digital