VamosEl Gallo de la Catedral - Vamos
Colaboradores

El Gallo de la Catedral

Miércoles, diciembre 5, 2018
Personaje del día |Por:
0

Hoy te contamos la leyenda del Gallo de la Catedral. Había una vez un hombre muy rico que vivía como rey. Muy temprano en la mañana comía el desayuno. Después dormía la siesta. Luego, almorzaba y, a la tarde, muy perfumado, salía a la calle. Bajaba a la Plaza Grande. Se paraba delante del gallo de la Catedral y burlándose le decía: ¡Qué gallito! ¡Qué disparate de gallo! Luego, don Ramón caminaba por la bajada de Santa Catalina. Entraba en la tienda de la señora Mariana a tomar unas mistelas. Allí se quedaba hasta la noche. Al regresar a su casa, don Ramón ya estaba chumadito. Entonces en frente de la Catedral empezaba a gritar que para él no habían gallos que valgan, ni el gallo de la Catedral.

Un día, siguió con su misma rutina, pero esta vez enfrentó al gallo. De repente don Ramón sintió que una espuela enorme le rasgaba las piernas. Cayó herido. El gallo lo sujetaba y no le permitía moverse. Una voz le empezó a decir que le prometa nunca más volver a tomar, ni insultar. Don Ramón asustado dijo que lo prometía. No entendía cómo un gallo de metal podía haber bajado. El caso fue que sus amigos le jugaron una broma para que no vuelva a tomar mistelas.

Sobre el autor

GABRIELA BARREIROVer todas las entradas de GABRIELA BARREIRO
Desarrollado por PCN Agencia Digital