VamosCómo enfrentar una catástrofe - Vamos

Cómo enfrentar una catástrofe


Newsletter, Vamos Al Día |Por: Pamela Cevallos H
0

El Ecuador ha atravesado por una de las catástrofes naturales más fuertes de su historia. Un terremoto de 7,8 grados que tuvo lugar el sábado 17 de abril ha sido calificado como uno de los eventos telúricos más potentes que ha sufrido Latinoamérica y, ahora, el país enfrenta una situación crítica tanto en lo social, como en lo económico, en lo sanitario, y en lo relativo a la destrucción de infraestructura, etc.

No obstante, ¿la ciudadanía estuvo preparada para enfrentar una catástrofe como la que se vivió en la Costa ecuatoriana? Los hechos demuestran que no. Que las ciudades se han formado sin planificación, pero, sobre todo, sin visión a futuro. Se conoce desde siempre que nuestra Costa es parte del llamado Cinturón de Fuego del Pacífico, que la Sierra está atravesada por una cadena de volcanes y que existen a lo largo del país fallas tectónicas que hacen de nuestro territorio un espacio altamente sísmico. Sin embargo, los constructores, los gobiernos locales y el Estado no han sabido responder a las necesidades de un país que se desarrolla en estas condiciones de riesgo. Las políticas públicas de construcción de viviendas no exigen el uso de materiales antisísmicos, que si bien no pueden garantizar al 100 % la supervivencia de las personas en un evento tan fuerte como el vivido hace pocos días, sí  podrían minimizar sus efectos.

Por otro lado, los habitantes del país tampoco están preparados para enfrentar una catástrofe de igual o mayor magnitud que la acaecida hace poco. Pocas personas cuentan con información clara sobre lo que se debe hacer antes, durante y después de una tragedia y por ello, en este espacio ofrecemos algunos consejos que pueden ayudar a sobrellevar un evento natural de grandes magnitudes:

Cruz Roja Ecuatoriana APP

Cruz Roja Ecuatoriana APP

La primera recomendación siempre es la  más difícil: mantener la calma. Y es que lograr dominar nuestro miedo y actuar con racionalidad puede ser el mejor salvavidas en una circunstancia de emergencia.

Si el tiempo y la fuerza del sismo lo permite, es mejor salir al exterior de manera ordenada. Evite correr y empujar y acuda a zonas seguras. Si permaneció en el lugar, luego de terminado el sismo, salga inmediatamente de la edificación.

Evite usar los ascensores, vaya siempre por las escaleras. Aléjese de estanterías, vitrinas o muebles que pueden deslizarse o caerse, así como de las ventanas, espejos o tragaluces, sobre todo, en edificios muy altos.

Ofrezca protección a niños y ancianos si está a su alcance hacerlo. Para cuidar de la vida de los más pequeños se puede poner de rodillas encima de su cuerpo, haciendo que la cabeza del niño quede debajo de la suya y rodear con sus manos y brazos la suya. Existen manuales de posiciones que le guiarán cómo hacerlo. Las puede conocer en instituciones como la Cruz Roja o Defensa Civil. Entregue el tiempo necesario para conocerlas y comparta la información con su familia.

Dentro de la vivienda es indispensable identificar con tiempo el lugar más seguro. Este puede ser cerca de un mueble fuerte y resistente (una mesa, un escritorio).Evite pararse en el arco de madera de las puertas, pues estos ya no son tan firmes como antes y podrían romperse durante el evento sísmico. Puede también ubicar una esquina o columna que le dé seguridad.

En la calle, y si va caminando la actitud correcta es alejarse de los edificios de inmediato; de muros, postes, cables, letreros, etc. Busque el lugar más abierto. Evite aglomeraciones. Si está conduciendo detenga el automóvil en el lugar más abierto posible. Trate de no permanecer en su interior, bájese y busque un parque o el lugar abierto más cercano.  Si está en un lugar cerrado como un teatro o cine, ubique el letrero luminoso de salida y reconozca el escape más cercano. Sin embargo, a veces lo mejor es permanecer dentro del lugar, protegiéndose bajo un mueble. Lleve las manos a la cabeza y colóquese de rodillas con la cara hacia abajo. Puede también buscar una columna.

Si la situación es similar a lo que estamos viviendo en el Ecuador, en donde los sismos son frecuentes, es importante mantener los celulares cargados, porque aunque eventualmente puedan fallar, ha sido un instrumento de comunicación importante post-evento.

Siempre tenga lista una maleta de emergencia. Un pequeño radio a pilas, una linterna, un botiquín, comida enlatada pueden guardarse en una maleta que esté ubicada en una salida de su casa. Guardar en ella sus documentos personales, escrituras de propiedades, etc., puede ser de gran valía luego de que pase la tragedia.

Sobre el autor

Gabriela TeránVer todas las entradas de Gabriela Terán
Desarrollado por PCN Agencia Digital