VamosEmociones en Tiempo de Crisis - Vamos

Emociones en Tiempo de Crisis


Inteligencia Emocional |Por: Crtistina de Souza
0

¿Cuál es el denominador común de los últimos conflictos que has vivido?  ¿A qué obedece tu comportamiento? ¿Cuál es la conclusión que sacas después de cada conflicto? ¿Cómo sería todo si este conflicto no estuviera presente?

Estas son algunas de las preguntas que nos pueden ayudar a ingresar al mundo de las emociones para liberar lo que nos limita a llegar adonde queremos ir o para motivarnos a seguir con ánimo y confianza.

Aunque todos hemos experimentado emociones: alegría, amor, sorpresa, ira, tristeza, enfado, miedo … no todos somos conscientes de la importancia de saber cómo gestionarlas.

Una emoción es una reacción subjetiva que involucra un conjunto de cogniciones, actitudes y creencias sobre el mundo que nos rodea, y que utilizamos para valorar cada evento que experimentamos día a día. Son los estados afectivos que indican nuestro estado interno.

Es importante saber gestionar nuestras emociones, sin embargo ¿cómo dar inicio a tan difícil tarea si no sabemos qué hacer para tranquilizarnos y deshacernos de estas reacciones, que parecen ingobernables, exageradas y muchas veces inconscientes?

Una buena prevención es el autoconocimiento. Hacer un viaje interior y empezar a confrontar con nuestros propios conflictos puede ser de gran ayuda a la hora de generar una nueva capacidad del manejo de nuestras emociones.

Viajar hacia adentro y conocer el origen de nuestras emociones puede ser el gran primer paso que de inicio a un nuevo resultado extraordinario.

No se trata de reprimir las emociones sino de aprender a controlar los impulsos o sentimientos que activan nuestro sistema nervioso. Se trata de ser conscientes de las sensaciones subjetivas que sentimos en nuestro interior y la manifestación externa que hacemos de la emoción.

Todos podemos sentir muchas emociones, pero pocos sabemos cuál es la emoción que estamos experimentando; es decir, no sabemos qué nombre dar a lo que sentimos en los diferentes momentos que vivimos.

En la actualidad, es más difícil que nunca liderar nuestras emociones en tiempos de crisis. La crisis se ha convertido en el gran discurso que nos aboca a estados emocionales de queja, desánimo, rendición, sometimiento que, a su vez, provoca que emociones como la ira, la angustia, el miedo o la preocupación guíen nuestro comportamiento.

¿Cuántas veces podemos nombrar exactamente qué estamos sintiendo?

Probablemente sientas miedo, ira, irritación, desesperación, duda, temor o te sientas preocupado muy a menudo. Quizás no estés satisfecho con tus resultados o tal vez la ansiedad te invade cada vez que recuerdas una factura pendiente por pagar.

O simplemente te sientes inhibido, desinteresado, reservado, aislado, incómodo, defensivo, consumido, poca cosa, autocrítico y ni siquiera sabes cómo identificar tu propia emoción.

Muchas veces el evento actual no es el actor principal sino la suma de emociones experimentadas en eventos similares en el pasado. Al reaccionar ante un conflicto en el presente, lo que ocurre a nivel interno es la reacción en cadena de todo lo guardado a nivel inconsciente.

No siempre es fácil vencer al mundo interno que guarda las creencias que determinan un estilo de comportamiento, entretanto, es posible ser libres de lo que nos ata y nos limita a llegar adonde queremos ir.

Existen algunas técnicas para manejar las emociones: La técnica de liberación emocional (combina elementos de psicología y acupuntura) y la técnica de las respiraciones profundas son, a mi criterio, las más fáciles (a veces dolorosas) y efectivas.

Es importante recordar que aún las emociones llamadas positivas pueden desencadenar aspectos negativos o inconvenientes. El entusiasmo es un buen ejemplo:  a veces pude conducir a un comportamiento impulsivo, totalmente opuesto al deseado.

Si bien es cierto, todos tratamos de enfrentar los problemas de la mejor manera que conocemos y podemos (y muchas veces conseguimos) resolver situaciones que nos preocupan; también es cierto que  necesitamos de alguien que oriente y ayude a enfrentar nuestras propias limitaciones.

Hay que tener en cuenta que buscar a un profesional es lo que nos llevará a encontrar el gran agente de cambio detrás de nuestras propias adversidades. La ayuda externa nos ayudará a encontrar y usar todos  nuestros recursos y todo el potencial que aún no conocemos.

¡Todo tiene origen en la mente! Tener acceso a la propia mente es tener acceso a tu propio potencial porque es allí donde están alojadas todas las experiencias de tu vida y todas las emociones desencadenadas en cada evento. Cada idea por ti aceptada y repetida se convirtió en tu manera de pensar y está reflejada en tu comportamiento actual.

El poder está en ti. Liberar tus emociones y desarrollar una nueva cosmovisión es la clave para vivir lo que realmente deseas y te mereces vivir.

Sobre el autor

GABRIELA BARREIROVer todas las entradas de GABRIELA BARREIRO
Desarrollado por 2SIS Medios Digitales