VamosEmociones encontradas en Diciembre - Vamos
Colaboradores

Emociones encontradas en Diciembre


Inteligencia Emocional |Por: Adriana Fornasini
0

Diciembre es una época muy especial, en donde todos nos preparamos para terminar este período, celebrando las fiestas navideñas y el fin del año. Es un momento de celebración en donde las calles y las casas se pintan de colores rojos y de luces. Para los católicos se celebra el nacimiento del niño Jesús, que representa un renacimiento espiritual y la posibilidad de entrar en contacto con la inocencia y el amor.

Además es una excelente oportunidad para reunirse con la familia, puede ser por medio de  la novena, alrededor de la preparación del árbol navideño o del nacimiento. También la noche buena es un momento especial para compartir con la familia, alrededor de la cena y la repartición de regalos. El fin de año es otro momento simbólico y significativo muy importante, porque se hace una recapitulación de lo vivido en el año y se hace una valoración de la vida, de lo que se quiere cambiar o mantener. El fin de año con la quema del viejo y los rituales de año nuevo, son momentos fuertes, porque a través de estos, introducimos en el inconsciente metas para el siguiente año y nos cargamos de energía. Hay personas que prenden velas, hacen visualizaciones o se hacen baños con hierbas, lo cual fortalece las metas o propósitos que vienen a futuro. El ritual es fundamental en la psiquis humana, porque a través de este delimitamos etapas, cortamos con el pasado y retomamos fuerzas para nuevas vivencias.

Por lo mencionado esta es una época de mucha sensibilidad, en donde nos ponemos en contacto con emociones guardadas y con los seres queridos. Sin embargo puede pasar  que  las emociones que salen a flote sean de tristeza, si es que las vivencias del año han sido dolorosas. Puede pasar que un ser querido se haya ido de viaje y no pueda estar presente en esta época, o más difícil todavía que un ser querido haya fallecido. Cuando es así la navidad puede acrecentar los sentimientos de dolor y melancolía, de épocas pasadas en donde todos estaban reunidos. Es ahí cuando hay que utilizar las herramientas de la espiritualidad navideña, y conectarse con el mensaje del niño Jesús, que es que el alma prevalece y la muerte es una ilusión. También es el momento para expresar los afectos guardados u escondidos y dar contención a miembros de la familia o a amigos que pueden estar tristes o a amigos, convirtiendo al momento es una posibilidad de cercanía. Quizás es un mensaje trillado, pero en realidad más allá de los regalos, el cariño, una palabra de afecto o un abrazo, puede ser más importante y llenador que un regalo caro.

El fin de año también puede ser una época de perturbación, porque es un momento de analizar los fracasos y logros, cuando la persona ha pasado por momentos muy duros o se siente solo puede tender a deprimirse, porque como se menciona es una época muy simbólica.

Otro elemento que entra en juego en las épocas de fin de año, es el exceso de invitaciones y compromisos, que pueden resultar estresantes y si a esto se le suma el tráfico, puede ser un momento de mucha tensión.

Lo que se puede hacer para mantener el equilibrio es en primer lugar conectarnos con la esencia de la navidad, intentar regresar a los detalles, al cariño y a la belleza de la época. Las cosas crecen según en donde se ponga la atención. Si decidimos tomar de la navidad lo bello, los encuentros familiares, la decoración, las luces, en vez de ver lo que no está o lo que no tenemos, podemos sentirnos mejor. Esto es un trabajo consciente de mantener el optimismo ante todo y no dejar que la negatividad y el caos mental ganen. Si un familiar ya no está, el conectarnos con la esencia espiritual navideña, nos ayudará a sentir que esa persona sigue estando ahí de otra forma y que es el amor lo que nos une, más  allá de la presencia física. El hacer ayuda social y compartir con los más necesitados, también puede llenar de sentido y motivación a esta época.

Además el fin de año puede ser tomado como una oportunidad para nuevos comienzos, en vez de una lamentación de lo que ya fue, es recomendable hacer una lista con las nuevas metas y propósitos que queremos conseguir y si es posible escribir paso por paso como lo vamos a lograr, porque somos seres visuales, mientras más concreto el propósito, más fácil cumplirlo. Por último para manejar el exceso de información y el tráfico es recomendable, hacer  ejercicios de relajación, respiraciones profundas voluntarias, poner la atención en otra cosa y decidir tener una actitud positiva. Es fácil caer en quejas y lamentaciones, pero en esos casos, quien más se ve afectado es uno mismo. Hay que hacer un esfuerzo consciente para sacarle lo mejor a la época, en vez de volverlo un problema resolver.

Sobre el autor

GABRIELA BARREIROVer todas las entradas de GABRIELA BARREIRO
Desarrollado por PCN Agencia Digital