VamosEfecto glow: Los secretos de una piel luminosa - Vamos
Colaboradores

Efecto glow: Los secretos de una piel luminosa


Cuerpo y Piel |Por: Pamela Vásquez
0

Hoy en día, todos queremos tener un rostro radiante, luminoso, que se vea cuidado y sobretodo saludable, que refleje la mejor apariencia posible, pero no siempre se puede obtenerlo, ya sea por falta de tiempo o por desconocimiento de cómo hacerlo.

La rutina del cuidado de la piel es muy importante y es la base principal para tener un rostro luminoso, esta incluye desde la limpieza hasta la colocación de productos que ayuden a mantener ese rostro en las mejores condiciones.

El hábito de la limpieza debe adquirirse desde joven, retirando el maquillaje correctamente, realizando exfoliaciones una vez por semana, utilizar un jabón según el tipo de piel.

Aplicar cremas, serum o productos con principios activos con antioxidantes e hidratantes para detener el envejecimiento y la deshidratación, durante el día y durante la noche los que son más concentrados, ya que la piel se regenera por la noche.

La utilización regular y cada 3 horas de protector solar según el tipo de piel que tenga, incluso si no vaya a estar expuesta al sol o este en sitos cerrados.

Identificar el tipo de piel es importante para poder utilizar los productos adecuados, así, una piel seca deberá utilizar cremas espesas que a más de hidratar también humecten, en el caso de una piel grasa, deberá utilizar un tónico, productos ligeros que controlen la producción de sebo y que sean también hidratantes.

Realizar una vez al mes una limpieza profunda profesional, donde a más de hidratar, tensar, reducir líneas de expresión; se estimula los ganglios linfáticos, mejora la circulación, descongestiona y desintoxica la piel.

Mantener una dieta balanceada, ya que lo que comemos también se refleja en el rostro, comer siempre alimentos antioxidantes, con oligoelementos, ricos en fibra, frescos; como verduras, frutas, pescados, semillas, aceites saludables, etc.

Evitar lo que acelere el envejecimiento con la activación de los radicales libres que dañan el ADN celular, como el tabaco, el alcohol, el azúcar, las grasas saturadas, los rayos ultravioletas, la contaminación ambiental, el estrés.

Realizarse sesiones de mantenimiento como la mesoterapia con ácido hialurónico un excelente hidratante profundo, ya que penetra capaz internas de la piel, así como el plasma rico en plaquetas que revitaliza las células internas, elastina, colágeno, fibrinógeno y regenera la piel.

En casos de flacidez facial una excelente opción es la radiofrecuencia facial y la mesoterapia tensora, que mantiene el rostro tonificado y reduce la caída natural de la piel.

Sobre el autor

GABRIELA BARREIROVer todas las entradas de GABRIELA BARREIRO
Desarrollado por PCN Agencia Digital