VamosArquetipos masculinos: elige uno - Vamos
Colaboradores

Arquetipos masculinos: elige uno


Inteligencia Emocional, Newsletter |Por: Adriana Fornasini
0

Para Jung el creador de la teoría del inconsciente colectivo, los símbolos aparecen desde las  civilizaciones antiguas como un intento de entender la naturaleza del alma y de representarla. Al conocerla y entenderla, nos conectamos con un entendimiento mayor de quienes somos y hacia dónde vamos como grupo y como individuos.

Dentro de la historia humana, los símbolos han constituido un mecanismo de expresión de aspectos del ser humano, que son difíciles de explicar con palabras. Es por eso que a lo largo de la historia, se han usado los símbolos como representaciones de los distintos aspectos de la psique humana. Psique que viene del griego alma, es un elemento que puede volverse disperso y etéreo, al intentar explicarlo; al ponerle distintas facetas o características simbólicas se vuelve más fácil. El símbolo es una representación material, gráfica o con signos, de un concepto abstracto y espiritual, que tiene valor agregado y que permite decir lo que no se logra con palabras. Desde la antigua Grecia, el manejo conceptual de los distintos Dioses del olimpo, permitían reflejar las características de los humanos, ayudándoles a entenderse y reconocerse. Entender las características internas es un paso fundamental según la psicología profunda, para Carl Gustav Jung los fenómenos ancestrales se producen a nivel colectivo y dan forma a nuestra manera de ser, a estos los llamó arquetipos. Los arquetipos son partes inconscientes que habitan en nosotros, son recuerdos o experiencias que viene del pasado y que influyen a la colectividad.

Los arquetipos han aparecido en todas las culturas a través de cuentos, mitos o representaciones gráficas. Las historias de cada pueblo reflejan esos arquetipos que influyen en la mente colectiva y en sus comportamientos. En los relatos de los niños vemos que hay personajes que se repiten como el héroe, el sabio, la  sombra y existe una especie de conflicto, que termina con un desenlace, en donde se vence a la sombra. Estas historias reflejan el miedo del ser humano a su parte oscura y escondida y como a través de su parte sabia o valiente, logra vencerla. Estos cuentos o mitos reflejan expresiones del drama interno, que se entiende mejor a través de la simbolización. Tolkien por ejemplo que eran seguidor del Psicólogo Carl Gustav Jung, estaba consciente de que sus personajes representan arquetipos del inconsciente colectivo, es por eso que es tan fácil identificarse con ellos, porque son un reflejo de lo que pasa en el interior de cada uno.

 Los arquetipos se manifiestan a través de nuestras proyecciones, lo que nos permite inferir su presencia. Las estructuras arquetípicas aparecen en el hombre a través de formas determinadas: en las mitologías, en las leyendas, en los sueños, en ciertos deseos colectivos. Son las imágenes primordiales, los símbolos universales con los que hacemos una conexión con dimensiones de las que no somos conscientes.

Dentro de la terapia o en un procesos de sanación, reconocer los arquetipos que aparecen recurrentemente en nuestra dinámica, ayudan a entender porque momento de la vida estamos pasando, o que parte de nuestro ser necesita mayor atención.  En el caso de los hombres se los representa con dioses del olimpo por ejemplo, para representar varios aspectos de la naturaleza masculina, de una manera simbólica. A lo largo del tiempo estos pueden ir cambiando según la madurez y las necesidades del individuo. Por ejemplo, un joven se puede ver identificado con Hermes y, posteriormente, en sus años futuros convertirse en un Zeus o Apolo, después de haber vivido las aventuras que necesitaba para ir encontrando su estabilidad. Conocer la naturaleza de cada uno ayuda a trabajar con las fortalezas y debilidades dentro de la terapia y fuera de esta.  Se  puede trabajar en aceptar lo que se es o lo que necesita en ese momento, pero también introducir otras características de otros arquetipos para equilibrar, si la persona esta estancada sufriendo.

Los arquetipos masculinos griegos son los siguientes (Información tomada de la cultura popular).

Zeus, el patriarca. Este es el dios padre por excelencia, una deidad creadora y punitiva que castiga cuando le desobedecen. Zeus fue reconocido como el dignatario más poderoso del universo, su función primordial era coordinar las acciones de los demás dioses, vigilando e incluso limitando sus poderes, era el encargado de poner orden. Zeus era el protector de las casas y la familia, era un dios estricto, pero sabía perdonar cuando la gente se mostraba arrepentida. El arquetipo exalta la voluntad de control, la razón y la decisión por encima de las demás cualidades.

Es el patrón predominante más aplaudido en las sociedades patriarcales como la occidental. El hombre (o mujer) Zeus es gobernante, jefe de ejército, ejecutivo agresivo, presidente de una empresa; en suma, un líder nato. Cuando un hombre se ve dominado por este arquetipo siente la necesidad vital de establecer su reino. Buscará una casa y una familia con ese fin. Con las mujeres es un conquistador que se permite ciertos privilegios.
Para que el hombre Zeus  pueda crecer tendrá que desarrollar otros arquetipos como los que encarna Poseidón, el dios de las emociones, que le ayudará a sentir y a apasionarse; un Hades, el señor del inconsciente, para ser más espiritual y menos materialista; o un Dionisos, que le permitirá disfrutar más de la vida con los sentidos, introduciendo en ellos una dimensión lúdica.
Sin embargo, para un hombre Zeus  esto es muy difícil, ya que tiende a creerse superior a los demás. Solo una crisis importante podrá llevarle a desarrollar otros arquetipos. Al igual que Artemisa, es independiente, tiene un instinto de superioridad muy desarrollado y es gobernante tanto de su vida como de los demás, se hará ver ante la gente como un ser dominante.

Es el tipo de hombre que su sola presencia impone, cuando es joven se caracteriza por ser el líder del grupo, siendo un niño es rebelde y caprichoso siempre hará las cosas a su modo, según el siempre tiene la razón, difícilmente cederá ante alguien o algo.

Puede llegar a ser hiriente en su forma de tratar a la gente que lo rodea, no mide las consecuencias de sus actos o palabras, y rara vez pedirá perdón o reconocerá su error.

Como padre y esposo impondrá sus decisiones a su familia y buscará una mujer sumisa que acepte sus decisiones  y no lo haga ver sus errores. Zeus era un dios infiel, engañó a su esposa Hera con varias mujeres y tuvo varios hijos, los hombres marcados por este arquetipo pueden llegar a ser infieles,  buscaran placer de puerta en puerta.

RASGOS: Entusiastas y auto confiados * Visión aérea y amplia de la vida * Paternalista y protector * Estrategas * Complejo de superioridad.

© shutterstock

© shutterstock

Poseidón, el rey de los mares. Es el dios de las emociones reprimidas. Como el propio Océano que gobierna, es un dios inestable, voluptuoso, violento y rencoroso. Como arquetipo, representa la parte inconfesable y reprimida de Zeus. Estos hombres pragmáticos y controladores reprimen sus emociones, las enjaulan y cierran bajo llave. Pero, finalmente, en un acto de dolor o de rabia, acaba saliendo a la luz el colérico Poseidón.

Sin embargo, este arquetipo es también por el que se puede contactar con un mundo psicológico de gran profundidad y belleza. Bajo este aspecto se expresa con frecuencia el escritor, el músico o el artista. Poseidón es la pasión desprovista de razón y, por ello, el hombre que vive bajo su influencia suele adaptarse muy mal a la cultura de Zeus, aunque ambos se necesiten y complementen. Representado por un caballo o un toro, el vínculo entre Poseidón y dichos animales demuestra la violencia de sus impulsos, sexualmente es un semental.
Su deseo es inminente y se lanza sin tener en cuenta lo que alberga el corazón de su pareja. Sin embargo, es muy capaz de enamorarse, pues el motor de su vida es siempre la pasión.

El hombre Poseidón es un ciclón de pasiones desmedidas. Para crecer y ser feliz necesita estabilizarse, pues de lo contrario caerá en el caos. Con este fin deberá desarrollar su propio delfín, que simboliza el guía del inconsciente, y que le invitará a ser sensible, cariñoso y comunicativo.

A través de esta figura conquistará a la mujer de sus sueños y vivirá con ella un apasionado romance. Dicho delfín le inspirará para ser buen padre y le dará estabilidad emocional. También deberá demandar algo de Hefestos, el dios de la forja, que transformará su ira y su dolor en arte. Pintar, esculpir, arreglar el jardín o hacer bricolaje son buenas actividades para sus momentos de furia. Finalmente, un poco de Zeus, Apolo y Atenea añadirán algo de objetividad a su vida.

Como el mar que gobierna es arrebatado y se dejará llevar por sus pasiones, actúa la mayoría de las veces por impulso, sin medir las consecuencias de sus actos y al igual que un maremoto arrasara con todo lo que se interponga entre él y sus metas. En el aspecto sexual es apasionado y se preocupa más por él que por su pareja, el sexo se llevará a cabo a su manera, llegando a ser hasta violento.

Es un ser intuitivo y podría llegar a desarrollar la clarividencia si se lo propone, tiene una imaginación inmensa como los mares que gobierna, pero es fácil que se deje llevar por las ilusiones y busque la salida a la realidad, puede llegar a ser un ser adicto a todo aquello que le de la pauta para dejar salir su imaginación.

RASGOS * Emocionales * Imaginativos * Filantrópicos, compasivos * Intuitivos y clarividentes * Caóticos *Tendencia a las adicciones para perder conciencia de la realidad.

© shutterstock

Hades y el reino , subterráneo. La principal característica de este dios era hacerse invisible gracias al poder de su casco, que le habían regalado los cíclopes. Hades habitaba en un lugar cerrado en una zona nebulosa e invisible, bajo la tierra. Al mundo de los vivos subió solo una vez, ya que su reino era tan triste que ninguna mujer quería compartir con él su imperio y por ello raptó a Perséfone. Para llegar a su reino custodiado por Cerbero es preciso atravesar el río y el lago de Arqueronte. El único río del mundo subterráneo era el Estigio en cuyo nombre se hacían juramentos que no se podían violar.

Este es el dios del inconsciente, tanto individual como colectivo. Quienes se identifican con esta deidad y están descendiendo a su mundo no lo hacen de manera voluntaria. Una depresión, una enfermedad o una experiencia traumática pueden ser los detonantes. Entonces, descienden a los infiernos para tocar fondo y emerger renovados y con más fuerza. El mundo subterráneo supone un proceso de crecimiento, como puede serlo una terapia psicológica. De hecho, los terapeutas son los que más se identifican con este perfil. Este también es el arquetipo de los solitarios e introvertidos, pues los hombres y mujeres Hades disfrutan con las riquezas de su mundo interior.

Como seres espirituales, saben alcanzar la plenitud conectando con ellos mismos. Son propensos a las ciencias paranormales y a guiarse por los sueños.
Pero el exceso de soledad y subjetividad les puede conducir a distorsionar la realidad y a caer en la locura; si te se sientes identificado con este arquetipo es aconsejable que desarrolles un Júpiter que te brinde objetividad. También puedes marcarte metas a largo plazo con la ayuda de Apolo y transmitir al mundo las riquezas de su universo interior invocando a Hermes.

Para que un hombre Hades alcance su plenitud a de encontrar a su Perséfone. Esta es la mujer ideal para él, pues al ser receptiva lo estimulará para que se abra a los demás y comparta con ellos sus tesoros interiores. Las personas que se rigen por este arquetipo pueden llegar a  ser manipuladores de su entorno, al vivir tanto tiempo dentro de sí mismo tienen control sobre sus emociones y son calculadores, les cuesta trabajo abrirse ante los demás no logrando expresar lo que realmente desean, lo cual los orilla a seguir herméticos.

Son personas tímidas que rara vez se mostrarán como realmente son y cuando lo hagan será con aquellas personas  con las que tiene una extrema confianza, y no perdonarían una traición. Disfrutan la soledad y el estar absortos en su propio mundo lo cual puede acarrearle problemas, ya que le cuesta expresar sus emociones.

RASGOS: Profundos, capacidad de análisis * Saben captar la esencia de las personas y cosas, descubrir tesoros ocultos * También pueden ser manipuladores, controladores y hasta sádicos.

© shutterstock

© shutterstock

Apolo, belleza y orden. Es uno de los arquetipos más fomentados en las culturas patriarcales. Este hombre ve con claridad en la lejanía y alcanza las metas que se propone a largo plazo. Busca definiciones claras, valora el orden y la armonía y se deja llevar por la apariencia de las cosas sin profundizar.

Si eres un Apolo serás eminentemente práctico, mental antes que sentimental y con una voluntad de hierro. También presentarás una naturaleza competitiva y te sentirás atraído por mujeres bellas, profesionalmente competentes e independientes. Típicos hombres Apolos son los cargos de directivos medios y los profesionales liberales de éxito. Los conflictos del arquetipo Apolo son la distancia emocional y la falta de comunicación íntima. Al ser tan mentales pueden resultar superficiales y fríos, axial como egocéntricos y narcisistas. Con los hijos actúan de forma justa y razonable, pero ausente. No son grandes amantes, pues les falta sensualidad y pasión. Como maridos, se centran demasiado en el trabajo, haciendo que sus matrimonios fracasen.

Para equilibrarse necesita un Dionisos. Por ejemplo, entregándose a un masaje con aromaterapia viajará al mundo de los sentidos. Ares te aportará la fuerza y la pasión; baile y haz el amor conectándote con tu cuerpo. Y Hades te invitará a profundizar y descubrir las riquezas escondidas tras las apariencias. Para descender a su mundo es posible practicar la meditación, prestar atención a los sueños e intentar interpretarlos.

A los que se rigen por este arquetipo les cuesta mucho trabajo llegar  a entablar relaciones duraderas y firmes, ya que limita en la forma de expresar lo que siente o desea, dan la apariencia de ser hombres fuertes y centrados, gobernantes de sus vidas y del entorno, pocas personas llegan a conocer completamente a un Apolo, ya que el solo le mostrará lo que  él desee.

Es un ser que siempre alcanzará sus metas y en el ámbito laboral es un ejemplo a seguir y gran motivador.

Son demasiado egoístas y solo guardaran fidelidad a ellos mismo, su orgullo es uno de sus más grandes defectos. No aceptará que ha tomado decisiones equivocadas y buscará culpables entre los que lo rodean antes de adentrarse en sí mismo. Puede llegar a ser un tirano y malintencionado si piensa que así alcanza sus objetivos.

RASGOS: Autoafirmación * Fidelidad a uno mismo * Nobleza * Sabe marcarse objetivos a largo plazo y lograrlos. * Egocéntricos y orgullosos * Tiránicos

Hermes, aventuras y mensajero. Hermes era el dios mensajero y guía de los espíritus. En la mitología aparece viajando como una especie de correo aéreo entre el inframundo y el Olimpo. Su arquetipo dominante pertenece al hombre que profundiza en las riquezas del inconsciente y sabe transmitirlas. Periodistas, escritores y aventureros son sus mejores representantes. Los hombres Hermes suelen ser elocuentes, embaucadores, mentalmente brillantes y, sobre todo, enormemente inquietos, tanto física como espiritualmente. El mundo les queda pequeño y a menudo desearán recorrerlo. Para ellos, las mujeres forman parte de los viajes: un área de la cultura que es necesario conocer y contestar. Enamoran por su labia, porque las invitan a soñar. Pero el compromiso les asusta y la posibilidad de atarse a otra persona los impulsa a huir del mismo modo inesperado que aparecieron.

También presentan una personalidad creativa, solidaria y amistosa. Se les asocia a la alquimia porque buscan experiencias transformadoras. Sin embargo, a veces resultan irresponsables, inestables y dispersos. Su mujer ideal es una Afrodita, creativa, sensual, que les llevará a profundizar en su vida emocional y les hará gozar de la sexualidad. Los dioses que han de activar para crecer interiormente son Apolo, que les ayudará a combatir la dispersión y a centrarse y Zeus para ponerles límites.

Estos hombres son  mentirosos por excelencia, tienen una gran agilidad mental y logran que todo el mundo crea sus mentiras, son mujeriegos por naturaleza y ven a la mujer como algo para mantenerse entretenidos se enamoran al igual que Afrodita con gran facilidad y así mismo pierden el interés por las mujeres y las cosas, pueden hacerte cambiar de opinión con solo una charla.

Personas que difícilmente se mantiene estables en un trabajo, ya que todo les causa aburrimiento, sus relaciones con la gente son superficiales, ya que , de acuerdo a su forma de ver, si se interesa demasiado por algo es comprometerse. Estos hombres huyen del compromiso. Son aventureros gustan de los deportes extremos y todo aquello que les active la adrenalina.

RASGOS: Capacidad de comprender y transmitir * Dominados por la razón y la lógica de la mente * Astutos, mentirosos y manipuladores * Grandes comunicadores.

Ares, amante y guerrero. Es el modelo del poder físico masculino, de la intensidad y la acción inmediata. Apasionado y vitalista, vive el presente sin preocuparse de nada más. El hombre Ares está en contacto con su cuerpo y sus sentimientos y vive alejado del mundo de las ideas. Representa la capacidad de combatir, de luchar por una pasión o creencia. Al igual que deidad guerrera, también es el amante por naturaleza. Las relaciones íntimas son para él un arte, y a diferencia de otros arquetipos, en la cama convierte a la mujer en su igual.

Nunca viola ni atropella, el ama y se entrega. Representa el culto al cuerpo, axial (no es raro que los Ares resulten grandes deportistas y bailarines). Leales, valientes, terrenales y enérgicos, encarnan a los soldados, militares y a los deportistas. Como padres pueden ser muy protectores, estarán en todos los momentos importantes de la vida de sus hijos, El principal problema que se encuentran es su impulsividad. Cuando les provocan responden con agresividad. Por ello, han de aprender a auto controlarse.

Si usted está en esta situación invoque al arquetipo de Atenea para que le ayude a tomarse unos segundos para reflexionar; al de Hermes para que utilice la palabra y la astucia en lugar de los puños; y al de Apolo, para que le haga mirar la situación desde fuera y sopesar las consecuencias.

Las personas marcadas con este arquetipo se caracterizan por ser luchadores, agresivos, personas apasionadas en sus ideales y defenderán sus creencias con su propia vida.

Como dios guerrero que  es, es demasiado autoritario gobierna su entorno y son sobrevivientes nunca se dan por vencidos y llegan a ser demasiado violentos, en sus relaciones es un gran amante y se esforzara por complacer a su pareja aunque puede llegar a ser demasiado obsesivo por proteger o defender a su pareja y su familia.

RASGOS: Supervivientes, luchadores * Guerreros con coraje * Poder de iniciativa * Autoafirmación * En ocasiones, exceso de agresividad * Autoritarios

© shutterstock

© shutterstock

Dionisos, éxtasis. En Dionisio predomina el arquetipo del soñador, de la sensualidad y del éxtasis sexual y místico. Es el prototipo de personalidad intensa y emotiva, que sabe disfrutar de la vida conectando su cuerpo con su espíritu. El baile, la música, el vino y el sexo son caminos para entrar en trance. Esta deidad representa al eterno adolescente, lo que se traduce en hombres lúdicos, pero también irresponsables.

Dicha faceta infantil les hacen buscar mujeres maternales. Aunque tiene mucho de imprevisible, y de promiscuo e infiel, si se enamora puede comprometerse para siempre. Su peligro es el desequilibrio emocional: por eso necesita aliados poderosos. Zeus como padre interior protector, Hermes para darle la capacidad de ver que los momentos de desesperación son temporales; y Apolo, que le aportará racionalidad.

Es el arquetipo que rige a aquellas personas que no tiene una idea fija de lo que quieren gustan de las fiestas el vino y el sexo. Les cuesta trabajo comprometerse, ya que esto es sinónimo de crecer y ellos no quieren hacerlo, desean ser el eterno adolescente. Buscará una mujer que aparte de ser su pareja sea su madre que lo guíe y lo mantenga en cintura, una mujer Hera sería la pareja ideal para él.

Para él es más fácil conectarse con su lado espiritual, ya que no está absorto en la vida real, se deja llevar por sus instintos, es intuitivo y se entrega para siempre cuando encuentre la mujer ideal. Son como niños grandotes a los que de repente hay que castigar, pero también premiar cuando hacen las cosas bien, les gusta ser el centro de atención de sus parejas, pues para él no existe nada más cuando esta con la mujer que ama.

Es un ser muy sensual y se preocupará para complacer en todos los aspectos a su pareja, pero como niño grande que es llega a ser caprichoso y llevará a cabo lo que le pidas si cree que a cambio obtendrá algo bueno para él.

RASGOS: Sensuales * Lunáticos * Infantiles * Cuando se enamoran es para siempre

© shutterstock

© shutterstock

Todas estas características, son símbolos del inconsciente, que son representaciones de las necesidades  y rasgos humanos, que muchas veces están ocultos. Al reconocerlos,  podemos entendernos mejor y entender a los que nos rodean, sin catalogarlos como buenos, ni malos; sino sabiendo que el desarrollo de cada personaje es una exploración genuina de experiencia vitales, para crecer y sentir la vida.

Bibliografía:
Jung; Carl. El hombre y sus símbolos. Paidós- Barcelona.
http://www.formarse.com.ar/crecimiento/arquetipos.html
Psicóloga Adriana Fornasini

Sobre el autor

NICOLE MONCAYOVer todas las entradas de NICOLE MONCAYO
Desarrollado por PCN Agencia Digital